Homeopatía para las migrañas

La migraña es un síndrome neurológico que se determina cuando se alteran las percepciones corporales, aparecen dolores de cabeza severos y náuseas. La enfermedad neurológica de la migraña es más común en mujeres que en hombres. La típica migraña es unilateral (afecta a la mitad de la cabeza) y pulsátil, teniendo una duración de 4 a 72 horas. Los síntomas de la migraña incluyen náuseas, vómitos, fotofobia (sensibilidad a la luz) y fonofobia (aumento de la sensibilidad al sonido).

Homeopatía para las migrañas

Se desconocen las causan que podrían provocar la migraña, pero la teoría más común es que es un trastorno del sistema de control serotoninérgico, y se cree que el dolor está relacionado con la caída del nivel de serotonina (químico en el cerebro) que conduce a la dilatación e inflamación de los vasos sanguíneos. Parece ser también, que la migraña podría ser hereditaria.

Un desencadenante de la migraña es cualquier factor que, en la exposición o la retirada, conduce al desarrollo de un dolor de cabeza de migraña aguda. Los desencadenantes pueden ser categorizados como conductwuales, ambientales, infecciosos, dietética, química y hormonal.

Tratamiento homeopático contra la migraña

Se ha demostrado que la homeopatía puede curar la migraña de forma permanente. Pero al tratarse de un trastorno crónico puede llevar algunos meses de tratamiento para la cura total. Incluso cuando el medicamento se ha seleccionado correctamente y trabajando en la dirección correcta, los dolores de cabeza no van a desaparecer al momento. Inicialmente se verá una reducción en la gravedad y la frecuencia de los dolores de cabeza. De este modo, poco a poco durante un período de tiempo, podría alcanzarse la curación completa.

Remedio homeopático para el dolor de cabeza y migraña

Natrum muriaticum: Las migrañas (a menudo en el lado derecho) que empeoran por sufrir tristeza o trastornos emocionales, por el exceso de sol, o se producen justo antes o después del período menstrual, son propensas a responder a este remedio. El dolor de cabeza se siente como si miles de pequeños martillos golpearan el cerebro, y es a menudo peor con la fatiga visual. La persona puede tener sentimientos entumecidos u hormigueo en los labios o la cara antes de que comience el dolor de cabeza, y los ojos son muy sensibles a la luz.

Sanguinaria: Las migrañas del lado derecho con tensión en el cuello y el hombro, que se extienden hasta la frente con una sensación de dolor que rompe en el ojo, a menudo se alivia con este remedio. Las sacudidas, la luz y el ruido agravan el malestar. Los dolores de cabeza mejoran después de vomitar, así como con los eructos y gases, y también a menudo mejoran después de dormir. Las personas que necesitan este remedio con sanguinaria es alguien que suele sufrir las migrañas después de saltarse alguna comida, y también tiene problemas digestivos y alergias.

Homeopatía para las migrañas

Sepia Officinalis: Las migrañas del lado izquierdo con mareos y náuseas, que empeoran cuando faltan algunas comidas, o cuando se acercan los períodos menstruales o durante la menopausia, a menudo responden a este remedio. El dolor puede venir de golpes o sacudidas, y la persona se siente peor cuando se acuesta sobre el lado doloroso. Las personas indicadas para el tratamiento con Sepia son aquellas que se sienten cansadas, tienen frío e irritabilidad, no quieren que nadie les moleste.

Silicea (también llamado sílice): Las migrañas que estallan después de un esfuerzo mental o cerca de la menstruación pueden indicar la necesidad de este recurso, sobre todo en una persona nerviosa. Los dolores de cabeza aparecen por lo general en el lado derecho, a partir de la parte posterior de la cabeza y se extiende hasta la frente, y empeoran por corrientes de aire o por salir a la intemperie sin sombrero.

Spigelia: Para los fuertes dolores de cabeza en el lado izquierdo de la cabeza, con latidos violentos.

Belladonna: Las migrañas que comienzan en la parte posterior del cráneo o la parte superior del cuello y se extienden a la frente y el templo (sobre todo a la derecha) pueden indicar la necesidad de este remedio. El dolor puede ser pulsátil o fuerte, y empeora por una sacudida, la luz y el ruido. Los dolores de cabeza a menudo comienzan al final de la mañana o cuando empieza la tarde, y pueden agravarse en torno a las 15:00. La cara puede verse enrojecida, y la piel se siente caliente, aunque los pies y las manos esten a menudo fríos. Las pupilas pueden dilatarse con la sensibilidad a la luz, y la persona puede sentirse delirante o con somnolencia.