Migrañas en el embarazo

Por lo general, durante el embarazo es normal experimentar todo tipo de dolores y molestias nuevas. También son muchas las mujeres padecedoras de migrañas, y que han encontrado en el embarazo un alivio en los síntomas que tenían.

Causas de la migraña

Migrañas en el embarazo

Realmente se desconoce la causa exacta que provoca los dolores de cabeza de migraña. Lo que sí parece ser, es que las migrañas parecen implicar cambios en las vías nerviosas, neuroquímicos, y el flujo sanguíneo en el cerebro.

Los investigadores creen que las células cerebrales cuando están excesivamente excitadas estimulan la liberación de químicos. Estos productos químicos irritan los vasos sanguíneos en la superficie del cerebro. Y eso, a su vez, hace que los vasos sanguíneos se hinchen y estimulen la respuesta al dolor.

También se cree, que el estrógeno podría desempeñar un papel en las migrañas. Por eso, el embarazo, la menstruación y la menopausia a menudo cambian patrón de las migrañas que puede sufrir una mujer. El neurotransmisor de serotonina también parece tener un papel clave en las migrañas.

Problemas y seguimiento durante el embarazo

Los cambios hormonales durante el embarazo no son el único motivo que puede desencadenar dolores de cabeza por migraña. La mayoría de las mujeres tienen una combinación de factores que pueden desencadenarla. Por ejemplo, el estrés, saltarse las comidas, y la falta de sueño podrían conllevar a la aparición de una migraña. Y durante el embarazo, algo que desencadena una migraña un día puede que no vuelva a molestar en absoluto al siguiente.

El tiempo de duración de algunas migrañas podría ser de unas pocas horas. Otras, si no se tratan, pueden durar un día o incluso dos. Las migrañas son bastante impredecibles, de modo que para algunas mujeres pueden empeorar con el embarazo, mientras que para otras pueden desaparecer completamente.

Siempre es muy recomendable anotar en un diario todos los dolores de cabeza (día, duración, causa, etc.) para dejar constancia y conocimiento de los desencadenantes específicos que pueden provocarlo. Esta guía ayudará sin duda al médico a decidir sobre qué tratamiento funcionará mejor para aliviar esos síntomas específicos. Con este método, el médico también podrá reconocer un patrón indicado para evitarlo durante el embarazo.

Qué cosas deben anotarse y tener en cuenta cuando se tiene un dolor de cabeza:

  • Los síntomas específicos: donde se siente el dolor, qué se siente y otros síntomas que aparezcan, como vómitos o sensibilidad a los ruidos, olores, o la luz brillante.
  • El tiempo de duración del dolor desde que se inicia hasta que termina.
  • Anotar los alimentos y bebidas que se hayan tomado durante las 24 horas antes de la migraña.
  • Cualquier cambio en el entorno, como viajar a un nuevo lugar, un cambio en el clima, o probar nuevos tipos de alimentos.
  • Cualquier tratamiento que se haya intentado, si mejoró o empeoró el dolor de cabeza.

Los siguientes productos son desencadenantes comunes que pueden inducir al dolor de cabeza:

  • Chocolate
  • Cafeína
  • Los alimentos que contienen conservantes, el MSG (glutamato monosódico) y los nitratos
  • El aspartamo, el edulcorante de NutraSweet y Equal

Pruebas para las migrañas del embarazo

Migrañas en el embarazo

Los dolores de cabeza pueden ser causados ​​por una complicación del embarazo llamada preeclampsia. Por esta razón, el médico debe realizar un examen para comprobar cual es la condición, antes de hacer un diagnóstico de la migraña. Es importante comunicar al médico sobre todos los medicamentos que se estén tomando, incluyendo los productos libres de receta y los suplementos naturales. También debe informarse al médico si algún familiar ha tenido migrañas alguna vez.

Frecuentemente, el médico podrá diagnosticar la migraña basándose en las anotaciones del diario del dolor de cabeza y en el historial médico. Las tomografías computarizadas y otras pruebas radiológicas para descartar otras causas de los dolores de cabeza no se aconsejan durante el embarazo, debido a los riesgos potenciales para el feto.

Autocuidado durante el embarazo

La primera línea de defensa de una mujer embarazada contra la migraña es un estilo de vida saludable y autocuidado. Estos son algunos consejos para ayudar a manejar las migrañas durante el embarazo:

  • Evitar los factores desencadenantes conocidos, tales como alimentos específicos, en la medida de lo posible
  • Mantener un horario predecible de las comidas y las meriendas. No saltarse comidas y cumplir los horarios
  • Beber mucha agua
  • Descansar lo suficiente
  • Considerar tomar una clase en biorretroalimentación u otras técnicas de relajación
  • Cuando aparezca el dolor, tratar mediante bolsas de hielo, masajes y descanso en una habitación tranquila y oscura

Medicamentos para las migrañas en el embarazo

Tanto si se está embaraza como si se está planeando quedarse, el médico general de la salud aconsejará permanecer fuera de los medicamentos a menos que sean absolutamente necesarios. Es obligatorio sopesar todos los posibles efectos que un medicamento puede provocar sobre el feto.

Muchos de los medicamentos para tratar o prevenir los síntomas de la migraña deben evitarse durante el embarazo. La razón de esto es que han sido vinculados a defectos de nacimiento en los bebés. Otros medicamentos están asociados con complicaciones durante el embarazo. Por ejemplo, algunos han sido asociados con hemorragias, abortos involuntarios, o la restricción del crecimiento intrauterino (RCIU), una condición en la que el útero y el feto no crecen con normalidad.

Tratamiento contra la migraña aguda en el embarazo

El tratamiento agudo va enfocado a detener un ataque de migraña después de que aparezcan los primeros síntomas.

Los medicamentos para el dolor, también llamados analgésicos pueden ayudar a aliviar el intenso dolor de la migraña. Estos medicamentos generales para aliviar el dolor, sin embargo, no son específicos para el camino que sigue un dolor de migraña:

  • El acetaminofeno se considera de bajo riesgo durante el embarazo.
  • Los medicamentos anti-inflamatorios no esteroideos (AINE), como la aspirina, pueden tener un riesgo de hemorragia y aborto involuntario si se toman cerca del momento de la concepción. También hay un posible riesgo de complicaciones de la presión sanguínea en el bebé si se toman en el tercer trimestre. La aspirina tomada cerca del momento del parto puede conducir a la pérdida de sangre en las madres en ese momento.
  • La mayoría de los AINE, como el ibuprofeno - se venden sin receta médica bajo las marcas Advil y Motrin - y naproxeno - vendido como Aleve y otras marcas - no cuentan con suficientes estudios de investigación humana controlada para evaluar todos los riesgos en el embarazo.
  • Los analgésicos narcóticos generalmente deben ser evitados. Hay un doble riesgo de adicción tanto en las madres como en sus bebés si se usan durante períodos prolongados de tiempo.

La ergotamina trabaja específicamente para el dolor de la migraña. Pero los médicos aconsejan no tomar este medicamento durante el embarazo. La ergotamina tiene un riesgo de defectos de nacimiento, especialmente si se toma durante el primer trimestre. Estos medicamentos también pueden estimular las contracciones del parto y hacerlo prematuro.

Los triptanos trabajan específicamente en la vía del dolor de la migraña. No se sabe si los triptanos causan defectos de nacimiento. Pero debe indicarse, que la mayor investigación hasta la fecha se ha centrado en animales, no en humanos. En 2008 la Revista de la Asociación Médica de Estados Unidos renovó su advertencia contra la combinación de los triptanes con dos clases comunes de antidepresivos:

  • Selectivo de la recaptación de serotonina (ISRS)
  • Inhibidores de la recaptación de serotonina/noradrenalina (IRSN selectivo)

Esta combinación conlleva al riesgo de una enfermedad potencialmente mortal llamada síndrome de serotonina.

Pueden preescribirse otros medicamentos para el alivio de los síntomas específicos de la migraña durante el embarazo. Por ejemplo, los antieméticos ayudan a aliviar los vómitos y las náuseas que pueden acompañar a la migraña. Pero muchos de los medicamentos normalmente utilizados para la migraña no se ha estudiado adecuadamente en el embarazo, por lo que su seguridad o riesgo para el feto no se ha determinado aún.

Tratamiento preventivo contra la migraña

Si se sufren migrañas severas, ataques recurrentes, el tratamiento preventivo podría eliminar futuros ataques o reducir su severidad. Muchos de los medicamentos utilizados para la prevención se utilizaron originalmente para otras condiciones, tales como la depresión.

Los medicamentos relativamente seguros para las migrañas en el embarazo son los antidepresivos (como amitriptilina y fluoxetina). Una clase de medicamentos llamados beta-bloqueadores, como propranolol, atenolol y labetalol, también se consideran relativamente seguros.

Si se está embarazada, siempre debe consultarse al médico antes de tomar cualquier tipo de medicamento, ya sean productos herbales o medicina natural. La mujer embarazada debe asegurarse de la profesionalidad de su médico para cerciorarse que además de ser especialista sobre dolores de cabeza, controla a la perfección sobre la seguridad de los medicamentos durante el embarazo. Aunque el dolor de la migraña puede resultar insoportable, poner en riesgo la salud del bebé podría causarle problemas de por vida.